jueves, 24 de mayo de 2018

Negación




NO
ser
por NO decirse,
NI un gesto NI un suspiro,
NINGÚN
verbo fútil,
NINGUNA
alocución prefabricada al uso
que de lejos se entiende
que gira siempre en torno al mismo tema
cansado y recurrente, nuestro ombligo
y su chispa de luz.

Porque hablar de nosotros
es la mejor manera de espulgarse
el mínimo dolor
y convertirlo en mito . En el silencio
hay que buscar las claves del olvido,
que si no nos redime, nunca tiene
tentación de juzgarnos.

NUNCA
la voz,
JAMÁS
el alegato
NO ser NADIE,
mejor,
reinterpretarse en NADA, evaporarse
hasta que las palabras te abandonen.

Para que entonces puedan
ocupar los espacios liberados
las esencias más puras de la música.

La que sabes que llegan y regalan
su sorbo de consuelo al corazón.



lunes, 21 de mayo de 2018

Suma y sigue


Suma y sigue... Es eso lo que toca
hacer ahora, jugar esta partida
mientras te deje trampear la vida
y te queden embustes en la boca .

Siempre habrá lances nuevos que merezcan
con palabras jocosas ser contados,
desamor que llorar, ilusionados
sueños que mis decires abastezcan

Y si no probaré con lo infalible,
construir un universo paralelo
e inventarme un idioma irreverente.

Lo que no puedo hacer es lo imposible,
renegar de este don que me dio el cielo
de eterna deslenguada impenitente.



Último cartucho


Cuando llegue la hora en que el camino
se ponga tercamente cuesta arriba
y se empeñe en mostrarte tu destino
solamente tu cara más lesiva.

Cuando el aliento apenas si te asiste
para irte arrastrando y, alcahueta
de tu malaventura , o por despiste,
un paso atrás parece dar tu meta ...

Guarda entonces tu último cartucho
pergeñado con fe y con esperanza
para tomar el cielo por asalto.

Recuerda , y ya tendrás ganado mucho,
que la gloria final solo se alcanza
un poco más allá... ! Y algo más alto!!



Soneto escrito con una mano a la espalda


Componer un soneto resulta entretenido
aunque nunca consiga dejarte satisfecho:
sobra o falta una coma, este acento jodido,
esa rima imposible, aquel ripio al acecho....


Belicosos, de amor,de alabanza o despecho,
los del verso melifluo, los del verbo encendido, 
polimétricos , blancos, del revés , del derecho,
todos guardan la chispa de un secreto escondido.


Los que hacen que digas : “ Oye..., que yo no he sido...”.
Los que firmas ,por eso de que “a lo hecho, pecho...”,
los que escribes y olvidas como lluvia en barbecho...


Palpando lo pulsátil , lo que está dolorido
por si salta la liebre, por si quiere el latido
el que más y el que menos siempre saca provecho 


Con la excusa de un día mortalmente aburrido
y una mano a la espalda , este fue concebido.
Para mí que ha salido un pelín contrahecho.

Podio



De siempre me gustó la alabastrita.
Ya sé que una peana tiene un precio
que tienes que pagar , pero no es necio
capricho de una esnob que periclita.

Aunque a veces genera algún desprecio,
esta postura estoica de estilita
ha llegado a ser mi favorita
porque adiestra al espíritu en lo recio.

Desde mi pedestal no me incomoda
el estruendo del mundo, casi a joda
me suenan sus rumores tan lejanos.

Qué grato es elevar mi voz rapsoda,
cuando a la soledad canto una oda
que únicamente escuchan  los milanos.


Embelecos de Mayo



Qué fácil que resulta
dejarse engatusar por la eclosión de espléndidos
embelecos de Mayo.

Pero el que ha vivido estaciones bastantes
ya sabe que no todo son colores
retratando belleza desbocada,
texturas exquisitas
y olores impregnados de lujo y de dulzor
en plena efervescencia

Para todo el que escucha con el oído atento
el aire trae rumores impregnados de un rancio
olor inconfundible a decadencia
y a caducidad.

Desangelados días
los de aquel pobre lúcido que sabe
que bajo la apariencia del esplendor de hoy
palpita una verdad oscura y acallada
y en silencia se gesta
un futuro sombrío.

Que no encuentra sentido a seguir obstinándose
en empeñarse en verlo.

Y que aun así no puede
renunciar a vivir tan cansado y tan triste

jueves, 17 de mayo de 2018

A un hombre bueno



A Marcelino Camacho
In Memoriam ( Por fin le han dedicado una plaza en Madrid)

Por ti lo sé, la libertad es eso
que todo el que ha nacido dentro siente
y empeñado tras ella hasta consiente
en convertirse en preso.

Que , más que una utopía
que sentimos nacer del corazón,
la justicia es derecho y con pasión,
debemos perseguirla cada día.

Y sé por ti que existe el hombre honrado,

 como también el hombre bueno existe.
Y el fiel y el servicial y el abnegado….

Que si busca en tu espejo semejanza
para vivir del modo en que viviste
aún le queda al hombre una esperanza.



Para todos esos hombre buenos y honrados que estoy segura  que aún quedan en el mundo, como lo era él, como lo fue un día mi padre








lunes, 14 de mayo de 2018

Posverdades



¿Realidad ? ¿ Ficción?
Ya quién lo sabe...

El éter se satura
con tanta información, tan bien prefabricada .

Y tan contradictoria.

Se van desdibujando las fronteras
entre lo imaginado y lo vivido,
al tiempo que se crean diferentes,
contrapuestas ,ficticias y patéticas
patrias emocionales.

Ya no es lo peor el que nos dicten
lo que hay que pensar.

Lo más grave es que incluso nos sugieran
que hay que sentir.

¿ Cómo fue
que el corazón humano, todo pálpito,
olvidó su tendencia natural
a buscar el meollo de lo auténtico
dentro de sí?

Acaso únicamente
el viento que aún circula libre
alrededor de un mundo 
 y atiende solamente  a los rumores
de emanan de  aguas y las piedras 
conoce la verdad.

Y cansado de dar voces en los desiertos,
sabiendo que no hay nadie
que desee escuchar augurios de su ruina,
consternado y prudente,
se la calla .



martes, 8 de mayo de 2018

Doña Oca



Doña Oca Blanca tenía
mal genio , no era su día...

Pero es que , con empatía,
poneros en su lugar...
Si es que era un no parar...

La mueven sin miramiento
más que a hoja seca el viento
desde el molino al lagar
y de aquí al ayuntamiento
o al puente, que con tirar
y contar
uno, dos, tres,
! Hurra!, una oca
y tiro porque me toca.

!Otra vez, vuelta a empezar!

Y ya está bien, ya no aguanto
esta marcha, !vaya espanto
de trabajo!
! Y sin cobrar!

Se dijo, y de esta manera
sin pensárselo: “Me planto
en el sindicato obrero
hoy mismo de una carrera
y me tendrán que escuchar “

Solo quiero,
como todos, que me den
aquello que es mi derecho,
que de laborar provecho
saque ,que me paguen bien
y que pueda descansar,
-que eso a nadie le hizo daño-
cuatro semanas al año
y las fiestas de guardar.

Y le dieron la razón..
que trabajar a destajo
y sin ver ni un mal eurillo ,
no es trabajo
es sumisión
a la vil explotación
que en cuanto tiene ocasión
del otro hace el más pillo.

Solo había una objeción
que poner , y es ¿ Quién haría
su trabajo en el tablero
 con idéntico salero
y con la misma alegría?

Pero ella para todo
tiene una solución
y dijo con decisión:
Yo sé ya el modo
de salir de este embolado,
que contraten a un lenguado
y digan:” de pez a pez,
me toca y tiro otra vez”
o bien a un lindo bonito
y digan: “porque he sacado
este pez , tiro y repito”.

Por fin todo está arreglado,
de inmediato han contratado
a dos patos diligentes
para que sean de suplentes
de Doña Oca, que está
muy contenta, porque ya
ha ganado esta partida,
cumpliendo sus ilusiones
de disfrutar vacaciones
por vez primera en su vida.

Y se ha marchado al Caribe...

Desde sus playas escribe
sus postales
y con palabras cordiales
nos cuenta que aquí se vive
requetebién, que devuelve
sus antiguas credenciales
que renuncia a ser la Oca
del “tiro porque me toca”.

Que se quiere jubilar
y que no vuelve....
en la vida a trabajar,
podeís jurarlo,
!!Ni loca!!




Craquelada




Y ahí,
en algún lugar
de un pecho descuidado y sorprendido,
un algo se rompió,
sintió el sollozo
del cristal al quebrarse,
noto el mordisco de las astillas rotas
buscando hambrientas carne fresca en la hondura
de su fragilidad.

Sufrió el tormento
abrasador de hielo derretido
que fue alud vaciándose a mansalva
sobre su corazón
y agotando de golpe los impulsos
de correr de su sangre.

Luego
todo se hizo costumbre...

Suelen decir que el tiempo
nos curas las heridas,
todas,
las incontables tajaduras
que el roce de una piel sensitiva en exceso
contra otra piel sensible
y el paso de los días nos procura.

Dicen...

Pero es mentira.

Únicamente las maquilla un poco.

Y las va endureciendo con una fina pátina
de mansedumbre y conformidad.

Hoy incluso
habrá alguien que diga que hay un algo hermoso
en la realidad atormentada que guardas a recaudo,
como en una vitrina,
en el vasar más íntimo del alma.

Que no hay obra de arte
tan primorosamente craquelada.













Rastro del esplendor




Hay palabras
que acuden por rutina
-o eso cuentan-
a la pluma de todos los amantes .

Que se llevan usando desde que el mundo es mundo
y nunca se desgastan.
Que suenan al leerlas,contra toda cordura,
como la más más feliz,
como las más congruente y más auténtica
de todas las verdades

Si me hubieras escrito
con palabras de esas
una carta de amor,
podría
releerla,
decir:
me amó y yo lo amé...

Que importa si después la vida nos llevo
por veredas distintas,
si aquello fue real
y yo consigo
todavía palparlo.

Si al menos
me hubieras escrito algún poema...

No más de cuatro versos
en que apenas cupiesen, apretados ,
los consabidos tópicos
que en cada pecho encienden
las esperanzas nuevas.

Yo lo hubiese aprendido
igual que una oración
y estoy segura
que aún lo guardaría en la memoria
y lo recitaría
como un mantra benéfico
de los que nos ahuyentan las tormentas
en noches desveladas.

Pero yo no conservo en mis cajones
ni una carta amorosa,
ni un poema
con los que persuadir sin discusión
a mi inanidad desencantada
que aquello fue tangible
y que valió la pena.

Un hermoso recuerdo ,
un rastro sólido
de antiguo esplendor con que tejerle
a aquel difunto amor una digna mortaja .


lunes, 7 de mayo de 2018

Elogio de lo oscuro




Taimada,
la luz sabe
lo que es el matiz.

Con mil destellos áureos
nos cerca y nos seduce,
consigue deslumbrarnos la pupila
y confundir el juicio más prudente,
hasta lograr que apenas si sepamos
donde termina la realidad,
donde empieza el deseo.

La oscuridad es una,
severa,
monolítica
en sus seguridades.

Bajo su abrigo puedes
buscar en tus honduras la verdad,
aceptarte tal cual,
desorientadada.

Lamerte las heridas.

Llorar tus soledades.

Recomponer, con suerte y con paciencia ,
uniendo sus pedazos en un puzzle esperpéntico,
tu mundo demolido ,

Experta como soy en el estrago,
elijo acurrucarme
como animal inerme en brazos de lo oscuro.

Hay cierta sensación a intimidad benéfica.
bajo el negror sedoso de sus alas de cuervo.