domingo, 12 de abril de 2015

Ilusión





No es una opción decir:
no existe,
no es ni humo,
es solo una entelequia nacida del apremio
de poblar de fulgores el vacío.
El truco trasnochado de algún ilusionista
que se empeña en vendernos hábilmente
lo irreal como auténtico.

No es una opción, pues sabes
que en el aquí y ahora
todo tu espacio llena
su espacio transparente y cardinal
y a tu compás palpita y se arrebata.

Y sería negarlo
lo mismo que negarle la voz a tu latido

El único camino posible es hacia arriba
hasta alcanzar lo lúdico del aire
en donde la materia se libra de su peso
y viene a ser lo mismo
el desear y el ser .

Y los sueños más locos,
  a riesgo de estamparse,
contra la sensatez rampante se amurallan.

Que para despertar
con la mirada húmeda
y el pecho devastado por la pérdidas
ya habrá tiempo mañana.


Epitafio


 Nunca será  ya el aire, como era,
liviana transparencia , perfumada
dulzura para el pecho. Es despiadada
ambición en la angustia de la espera.

La luz sólo será la mensajera
al alba de la pena renovada;
la estación de la rosa deshojada
para siempre será la primavera.

No habrá risa, color, olor, tibieza…
Rindió mi corazón al desconsuelo
el beso frío que os hirió en la frente.

Vivir es engañar a la tristeza ,
deseando creer que existe un cielo
dónde juntos gozar eternamente.